La belleza inesperada de la maternidad

Acabo de terminar de ver Belleza Inesperada o Collateral Beauty en Netflix y no he podido dejar de llorar. Obviamente, no podía dejar pasar la oportuniad para hacer mi pequeña reflexión. Mi intención no es ser crítica de cine ni mucho menos, mi intención aquí es la de reflexionar sobre un punto esencial que me quedó después de ver la película. 

Esta bella historia habla de un padre que perdió su hija de seis años (podría pasarle a cualquiera y esto me toca aún más por ser mamá). Más allá de la enseñanza que deja la historia, que es evidente, y es el manejo del duelo por perder a un hijo (no quiero espoilear), pretendo reflexionar un punto en particular: valorar los momentos duros que pasamos con nuestros hijos.

Tanto las películas como la publicidad idealizan la maternidad: colitas sanas, bebés que duermen plácidamente en sus cunas, mamás maquilladas, delgadas y perfectamente peinadas sonriendo a sus bebés y un largo etcétera de imágenes que no dan cuenta de la realidad de la maternidad. La maternidad es dura y tiene muchos altibajos. Cuando lloran y no sabemos qué tienen, cuando no quieren quedarse dormidos y estamos muy cansados, cuando no quieren despegarse de su tetica y son las 2 de la mañana y tienes partida la espalda y te caes de sueño, cuando hacen siestas de 15 minutos cuando en realidad esperabas una de una hora para poder recostarte tu también o por lo menos reposarte un poco, cuando se sobre estimulan y no logran encontrar de nuevo tranquilidad, en fin, todo puede pasar y no es porque seamos malos padres, simplemente estamos aprendiendo y nuestros bebés también están aprendiendo a vivir. 

Al momento de vivir estos momentos duros, la circunstancia nos parece eterna, a qué hora se va a dormir, por qué no deja de llorar, por qué no duerme seguido, por qué no quiere comer, etc. Alguna vez mi hermano dijo “esto también pasará” y es la frase que más me ha servido cuando estoy en estos momentos duros con mi hija. Cuando son las 10 de la noche y aún no duerme, pienso “algún día se dormirá”, cuando no quiere comer pienso “algún día va a comer” y este se ha convertido en mi lema: “esto también pasará”.  Ahora, cuando terminé de ver esta película, lo único que quise fue tomar a mi hija en mis brazos y decirle cuánto la amo, recordar todos esos momentos difíciles y pensar en que nada de eso importa porque lo que realmente importa es que esté sana y salva. Hay momentos duros, sí, pero no son para siempre y el solo hecho de imaginar que mi bebé no esté a mi lado, me hace llorar. De hecho, pienso que los momentos difíciles son los que, a la larga, llenan esta experiencia de satisfacción, de felicidad y de amor. Saber que somos capaces de afrontarlos, que aunque creamos y sintamos que ya no podemos más, no es cierto, estamos llenos de valor y de fuerza para hacer nuestra labor y, sobre todo, que podemos hacerla desde el amor.  Podemos hacerla con el mismo amor que hacemos las cosas cuando nuestros bebés hacen lo que queremos, también podemos hacerlo cuando no es así. Perder un hijo no tiene nombre, hay un nombre para cuando se pierde a los padres (huérfano), cuando se pierde al/a esposo/a (viudo/a), pero no cuando se pierde un hijo/a. Mi invitación, entonces, es a que atesoremos esos momentos difíciles tanto como los fáciles y que entendamos que los niños tienen necesidades, no lo hacen por molestarnos, ni por “medirnos” como a veces sentimos, son sólo niños siendo niños y desde el amor todo se puede. No perdamos ninguna oportunidad de decirles que los amamos, de tomarlos en nuestros brazos, de acunarlos, de darles besos, de ofrecerles el pecho como morada, de hacerles el “sana que sana” cuando se caen, no perdamos eso, recordemos que hay muchos padres con los brazos vacíos, con sueños truncados y corazones rotos añorando esos momentos.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: